Jornada Mundial por el Trabajo Decente: Un Nuevo Contrato Social para la Recuperación y la Resiliencia

135

Más de 850.000 muertes ocasionadas por la pandemia de COVID-19, más de 25 millones de personas infectadas, 400 millones de empleos perdidos. Pérdida de cientos de millones de medios de subsistencia en la economía informal.

Se requiere un Nuevo Contrato Social para asegurar que la economía mundial pueda recuperarse y crear la resiliencia necesaria para afrontar los desafíos convergentes de la pandemia, el cambio climático y la desigualdad.

El 7 de octubre de este año tendrá lugar la 13ª edición de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente (#JMTD20). Millones de personas han tomado parte en eventos relacionados con la JMTD desde 2008 y este año será una vez más una jornada de movilización mundial: un día en el que sindicatos en el mundo entero se manifestarán reclamando trabajo decente. El trabajo decente debe ser un elemento central de las acciones gubernamentales para recuperar el crecimiento económico y construir una nueva economía mundial que dé prioridad a las personas.

Los efectos de la pandemia sobre la salud, el empleo, los ingresos y la igualdad de género resultan aún más catastróficos teniendo en cuenta que el mundo estaba ya fracturado, con un profundamente fallido modelo de globalización ocasionando una arraigada desigualdad e inseguridad para la gente trabajadora. Un nuevo contrato social resulta esencial para trazar la vía para la recuperación de los efectos de la COVID-19, así como para establecer una economía de prosperidad y sostenibilidad compartidas.