UGT insiste en bajar la ratio a 20 alumnos por clase en tres años

774

La Federación de Empleados de los Servicios Públicos de UGT Córdoba (FESP-UGT) realizó ayer un balance del curso académico e insistió en la necesidad de bajar la ratio a 20 alumnos por aula en tres años y continuar progresivamente en el resto de etapas educativas. Así se conseguirían, en su opinión, cuatro objetivos fundamentales: solución a la bajada de la natalidad, mantenimiento del empleo, mejora de la atención al alumnado y, por ende, incremento de la calidad educativa.

La UGT señaló que, «un año más, nos hemos enfrentado a un curso escolar complicado, donde los recortes y la aplicación de la Lomce han seguido siendo los puntos más significativos a destacar». En relación a la aplicación de la Lomce en los colegios de educación Infantil y Primaria, el pasado mes de diciembre se publicó la nueva Orden de Evaluación de Primaria y, «a pesar de disponer de seis meses de antelación para poder responder a la carga burocrática que ha supuesto la aplicación de dicha norma, el programa Séneca no ha sido preparado para abordarlo hasta mediados de junio, lo que ha supuesto una gran descoordinación».

Por otra parte, el sindicato criticó que sigue existiendo falta de monitores de educación especial para la atención del alumnado que lo necesite y, por otra parte, «los conserjes en muchos centros siguen sin estar a jornada completa, contando sólo con una dedicación de dos horas diarias, siendo asumidas sus funciones por parte de los equipos directivos y docentes».

En el aspecto económico-organizativo, UGT señaló que los centros educativos «siguen esperando la última partida presupuestaria». Además, algunos planes educativos como el Programas de Refuerzo, Orientación y Apoyo (PROA) o las Escuelas Deportivas han vuelto a sufrir recortes económicos encubiertos, ya que su puesta en marcha ha sido en diciembre y no en septiembre.